Pensamiento uno

Desde que descubrí el camino hacia la luz, no paro de rebotar contra la lámpara.















A orillas del Gualeguay

A orillas del Gualeguay
Foto: Julio Montana

Pensamiento dos

A tener en cuenta: la felicidad es un arte efímero.

jueves, 13 de marzo de 2014

Una historia para Julia 61


La tormenta se acerca. El cielo va tomando la apariencia de cielo escapado de un cuadro del abuelo Rolando. El viento te despeina. La misma suerte para los naranjos, las rosas, todo el verde amigo que nos ilumina el jardín. Los pájaros, los pipi, vuelan urgentes buscando refugio. Yo te digo que se van a la casa. Las nubes se nos vienen encima. Es una tarde que va camino a una noche prematura. El viento fuerte es un juego. Saltás con cada ráfaga. Señalás el cielo. Te hago upa, y no me puedo contener, dejo de mirar al frente para mirar tu perfil de mascarón de proa que en la altura le entra con más ganas al juego. El viento es más fuerte. Se te escapa un grito de pura alegría. Después fugan en bandada. Relámpagos sobre nuestro techo. Caen las primeras gotas sobre las baldosas, y una marca tu mano derecha. Mirás tratando de descubrir el rastro del beso que te dejó este fantasma de naturaleza enamorada. El viento y tu pelo. Tu perfil. Tu mirada intrigada.

No hay comentarios: